Antiguos alumnos del Jovellanos

Actualidad en la Asociación:

Domingo, 25 de Junio de 2017

PREMIO CAMPANIL DE PLATA 2017

PREMIO CAMPANIL DE PLATA 2017 A LA UTE (UNIDAD TERAPEUTICA Y EDUCATIVA) DE VILLABONA.El premio se entregará en el Centro de Cultura Antiguo Instituto el 4 de agosto a las 12:00 h. La Asociación de Antiguos Alumnos y Amigos del IES Real Instituto de Jovellanos concede el Premio Campanil a la UTE de Villabona y, mas concretamente, a las personas que representaron a la U.T.E. hasta 2012, la UTE que conocimos, visitamos con nuestros alumnos y admiramos. Por la UTE de Villabona han pasado ladrones, atracadores, yonkis, estafadores, maltratadores, homicidas, narcos, terroristas y hasta condenados por delitos sexuales. Decenas y decenas de presos de los que, según cuentan responsables y voluntarios colaboradores, se han reinsertado en la sociedad con éxito un 75%. El modelo nace en 1993 de la mano del impulso voluntario y desinteresado de dos funcionarios, Faustino García Zapico y Begoña Longoria. Eran los tiempos duros de la droga y se buscaba acabar con la toxicomanía en la recién estrenada prisión de Villabona. Ha resultado premiado en múltiples ocasiones y reconocido como modelo en Europa, América Latina y EEUU: el premio Príncipe de Asturias de Cooperación, Bill Drayton ha tomado a la UTE como ejemplo piloto para un proyecto internacional a través de su asociación mundial de emprendimiento social Ashoka. Jon explica para qué sirve la UTE de Villabona. “Me hizo recuperar la esperanza de vida: yo había protagonizado hasta una fuga en Nanclares de Oca por el mono y allí, en las celdas de aislamiento, ví cómo se suicidaban seis personas porque no había esperanza de vida”, relata. “Sin la UTE yo hoy no estaría aquí. Porque para salir del círculo de delincuencia y carcelario, de la droga, se necesita ayuda., afirma Jon, quien hoy sigue colaborando con la UTE. “La unidad acababa con una sociedad paralela ficticia, con un código de silencio y un lugar en que sólo sobrevives si eres el más violento y fuerte”, subraya el exconvicto. Explica que cuando entras lo haces “voluntariamente”, que “firmas un contrato y te reciben otros presos, que es lo primero que te choca”. “Vas para escapar de celdas de aislamiento, de monotonía, de palizas, de silencio… buscas paz, y la encuentras”, relata Jon. Apunta también que el éxito está “en la cogestión” y en que todo se basa en el apoyo entre compañeros y “de los de la corbata”, los funcionarios. “Aquí no están frustrados y no se dedican a apretar botones o dar palos sino a lo que vinieron, a ayudar a reinsertarnos”,
PREMIO CAMPANIL DE PLATA 2017